jueves, 25 de septiembre de 2008

Mi propia compañía

Un día
acepté,
era hora,

que inevitablemente
soy mi propia compañía
me guste o no me guste.
De ahí en más,
elijo
ser alguien
que me guste.

Gracias a Sergio Iribarren.

No hay comentarios: