domingo, 10 de abril de 2011

Belleza

Encontrar la belleza.
Buscarla o, mejor, detenerme y esperar.
Esperar, calmada y pacientemente,
a que mis sentidos despierten, se desperecen y,
alertas otra vez, perciban lo que ya hay.
El aire rozándome,
La textura de las cuerdas y la gloria de afinarías.
Tu gesto al despertar, que se mantiene intacto
como la primera vez que te vi dormir.
El sabor afuera del paladar.
Lo dulce del NO.
La picante sonrisa del Yo Puedo.
Los colores fríos de un recuerdo
Y la paleta cálida de Hoy.
Belleza.
Sòlo tenía que detenerme
Y esperar.

Quien sabe

Practico el ejercicio de reconocerme.
Subo y bajo por mi historia.
Me agacho y miro fijo a los golpes.
No eludo ninguno.
Quien sabe, de tanto ejercitarme logre desaprender.

martes, 15 de marzo de 2011

cálida, la libertad

contruir una muralla de cristal,
apariencia de algo parecido a lo que es.
librar batallas a la vista de los otros
cargar con la derrota otra vez

hacer visible lo invisible
solo para tratar de esconderlo
disimular adentro del disfraz
las heridas y el temor

la verdad se devela y se revela
inexorablemente
y con un manto de piedad
de la mano del tiempo
se acomoda, cálida, la libertad

miércoles, 18 de febrero de 2009

universos paraleleos

Dos mesas de café separadas por 40 centimetros.
Dos personas, a años luz de distancia.
Ambos mirando hacia la misma dirección y nunca pudieron voltear la cabeza y verse.
El escribía en una servilleta.
Ella leía un libro.
Se veían tensos, esperando que algo sucediera.
Tal vez podrían haberse consolado, ayudado, escuchado.

Pero nada pasó.
Otra historia que no fue.

jueves, 25 de septiembre de 2008

Mi propia compañía

Un día
acepté,
era hora,

que inevitablemente
soy mi propia compañía
me guste o no me guste.
De ahí en más,
elijo
ser alguien
que me guste.

Gracias a Sergio Iribarren.

miércoles, 13 de febrero de 2008

HACIENDO TIEMPO

Un café, la radio y un cigarrillo.
Ya son las 8, atardece. El sol va cayendo y yo también. Me desvanezco.
Llegué tarde a todos lados hoy.
Corrí, cambié horarios y me perdí pretendiendo hacer mucho.
Durante tanto tiempo hice tanto, mucho , todo a la vez.
Y ahora que no tengo nada que hacer, corro igual. Inercia? O la insensata necesidad de sentirme ocupada?
El sol se fue, la radio sigue, el café se terminó y el cigarrillo fue hace dos líneas.
Hago tiempo.
Que contradicción!
Cuando alguien ¨hace tiempo¨ en realidad lo pierde. Sólo lo deja transcurrir hasta la siguiente actividad.
Qué boludes, que pérdida de tiempo y de vida.
Tal vez me muera en los próximos diez minutos…. Y yo acá, haciendo tiempo.
Hace rato que estoy haciendo tiempo, días, meses…..
Ya estuvo bien, no?, me pregunto recostada en mi cómoda tristeza.
Cambio la radio, paso de la Metro a Amadeus. Estoy quemada o tengo un gusto musical de ¨amplio espectro¨?
Pienso….¨tendría que colgar esto en mi blog¨ Pero me olvidé la contraseña….JA
Segundo cigarro, tengo que dejar de fumar…. JA
Tan probable como que recuerde la contraseña de mi blog.
Para qué lo hice? Para quién.? a quién le puede importar si ni siquiera yo me acuerdo de la contraseña…
Oscurece y veo nada.
Perdí mi sesión de terapia. Ok Alicia te leeré esto, si? No sé para qué.
A veces me siento tan afuera de todo que siento que todo me lleva a la misma pregunta, para qué?
Y enseguida se dispara la respuesta. Para vivir, mujer! Disfrutar de mi vida, llena de claroscuros pero hermosa.
Upa! Cuidado!!
Una oleada de optimismo me tapa, pero ya pasa. Llega a la orilla y se desvanece.
Será la música que estoy escuchando?
Barroco, siempre me gustó. Barroco con fuego de Chris Hinze. Nunca recuperé ese disco.
Como tantas cosas que se me fueron perdiendo y no tuve la fuerza de recuperarlas. Música, libros, años, sensaciones, amor, alegría.
JA, la ola de optimismo definitivamente se desvaneció y volvió el mar calmo de la melancolía.
Hora de irse. Me tapa el agua.
Reviso las páginas, 6 hojas Nada mal.
Tal vez no perdí el tiempo.

ELECCIONES

Elegir mal o no elegir y que otro lo haga por mí.
Pocas cosas elegí.
Ahora elijo fumarme un cigarrillo aunque sé que me mata, pero el deseo es incontrolable y no tengo ganas de pelear contra él.
Elegí una carrera y terminé haciendo otra. Elegí a mis amigos….. o ellos a mí? Alguna eligió olvidarme.
No elegí mi trabajo pero estuve allí 20 exitosos años.
Elegí un hombre y ël no me eligió más, 17 años después.
Quién tiene el poder? Evidentemente, yo no.
Decisiones…. Tomé millones en mi vida. Ahora no puedo.
Ok, pasemos a lo positivo….
Hace unos días decidí seguir viviendo. Eso estuvo bien.
Elegí cuidarme y quererme pero me cuesta mantener esa decisión.
Elegí una guitarra pero no me decidí a usarla, aún no la siento mía. Por qué?
Ahora elijo ir a una sesión de terapia aunque no fui yo quien decidió empezar. Irónico o patético?
Ambas.